Los mejores estiramientos para ciclistas con poco tiempo

0
190

Todos sabemos que el ciclismo ofrece muchos beneficios para nuestra salud, sin embargo, la bicicleta mantiene tu cuerpo en una posición fija, algunas veces por horas. Esto puede causar problemas en el cuello, la parte media de la espalda, las caderas y los músculos de las extremidades inferiores, lo cual hace que pierdan elasticidad, duelan y pierdan su capacidad para producir energía.

Esto, por supuesto, es inaceptable y produce el efecto opuesto al que queremos cuando pasamos tiempo entrenando al aire libre. Así que hazte un favor a ti mismo y pasa unos pocos minutos estirando tus piernas luego de hacer el ejercicio fuerte. Tu cuerpo te lo va a agradecer y te dará un tiempo valioso para pensar acerca de la vida (es decir, más ciclismo) por un tiempo.

Te traemos esta guía, junto a 2×3, con los mejores estiramientos para ciclistas que tienen poco tiempo y necesitan sacar provecho al tiempo que dedican a entrenar.

Las reglas

  1. El momento ideal para estiramientos estáticos es después del entrenamiento. Este tipo de estiramiento realmente afecta la producción de fuerza de las extremidades inferiores, lo que obviamente no es ideal antes de entrenar. En su lugar, se debe realizar una rutina de estiramiento dinámico, para promover la activación neuromuscular.
  2. Los estiramientos se deben mantener por 30 segundos como mínimo para obtener mejores resultados. A tus músculos les toma tiempo relajarse lo suficiente para hacer que el estiramiento estático sea beneficioso y permitir que el músculo se alargue. Si tienes tiempo para mantenerlos por más tiempo, hazlo.
  3. Los estiramientos deberían realizarse en un rango de movimiento relajante, así que nada de llorar porque duele mucho, pero probablemente quieras sentir que estás haciendo algo.
  4. Alterna cada lado con cada estiramiento consecutivo, así que mientras un lado está descansando, el otro lado está en estiramiento.
  5. Haz los estiramientos 2 o 3 veces cada uno.

El estiramiento del sofá

Debes ponerte frente al sofá, una silla o un banco, con un pie en el sofá y el otro pie en el suelo en una posición media arrodillada. Desde este punto, lleva tus caderas hacia delante e inclina tu cuerpo hacia atrás hasta que sientas un estiramiento cómodo en la parte delantera de la cadera y en el muslo. Repite en el otro lado.

Estiramiento de muslo y pecho

Separa tus pies más allá del ancho de los hombros y entrelaza tus dedos detrás de tu espalda. Luego, inclina tu cuerpo hacia adelante y extiende los brazos hacia atrás hasta que sientas un estiramiento cómodo en el pecho o la parte frontal de los hombros.

Estiramiento de muslo interno y espalda media

Sentado en el suelo, flexiona las rodillas, junta los pies y deja caer tus piernas hacia los lados hasta que sientas un estiramiento cómodo en la parte interna de los muslos. Mientras mantienes esta posición, entrelaza los dedos de tus manos, levanta los brazos, luego extiende las manos hacia delante e intenta abrir los omóplatos. Luego baja la cabeza hasta que sientas un estiramiento cómodo entre los omoplatos y la parte posterior del cuello.

La pose de paloma

Como posición de inicio, apóyate en el suelo sobre tus antebrazos y rodillas. Desde este punto, pasa una pierna debajo de ti y luego muévete hacia atrás como si quisieras sentarte hasta que se sienta un estiramiento profundo, pero cómodo, en los glúteos. Repite en el otro lado.

¡Feliz estiramiento!