Ciclismo: cómo sobrevivir a las vacaciones y cómo comenzar el año con esta disciplina

0
549

Gracias a sus montañas y a sus hermosos paisajes, la práctica del ciclismo en Chile ha ido creciendo con el paso de los años. Actualmente, existen muchas personas que usan el ciclismo como un medio de transporte, pero también existen un gran número de practicantes que tienen un enfoque más deportivo y profesional de esta disciplina.

Además de las fiestas y los buenos momentos que vienen con la época, para los amantes del deporte el fin de año significa dos cosas: la primera, que es un buen momento para establecer nuevos objetivos, entre los que se puede incluir el comenzar con la práctica del ciclismo si es que la persona interesada todavía no ha tenido contacto con este deporte; la segunda, es que si ya eres un asiduo de esta disciplina te enfrentas a las vacaciones y a la dificultad de mantener tu ritmo de entrenamiento.

Introducirse al mundo del ciclismo

Como cualquier otra actividad, comenzar a practicar ciclismo es un proceso en el que se debe ir avanzando paso a paso. Pero antes de comenzar de lleno con algún programa de entrenamiento, es necesario que determines cuál es la razón o el motivo por el que quieres practicar este deporte: ¿es porque simplemente quieres practicar una actividad física? ¿Por qué lo quieres usar como una distracción o como una alternativa de transporte? O, ¿realmente quieres enfocarte en la práctica profesional de un deporte?

Entonces, si tu deseo es comenzar a practicar ciclismo este año nuevo, ¿qué se recomienda que hagas?

  1. Sal a pedalear

Aunque parezca obvio, el primer paso para comenzar a desarrollar disciplina en la práctica del ciclismo es que salgas a pedalear. El propósito de este primer paso es que trabajes tu rendimiento de manera controlada, es decir, que no debes excederte en el ejercicio porque, además de que corres el riesgo de lastimarte, puedes desanimarte. Dependiendo de tu nivel de resistencia, puedes iniciar con sesiones de 30 a 60 minutos de 2 a 4 veces por semana. Dado que estas iniciando en esta disciplina, la constancia es muy importante por lo que debes repetir este ejercicio por un periodo de 2 a 6 semanas dependiendo del progreso que veas.

  1. Únete a un grupo de ciclistas

Cuando se trata de deporte y ejercicio, la mayoría de las personas descubren que el desarrollar disciplina y constancia se les dificulta. Unirse a un grupo de ciclistas no sólo ayuda a evitar esto, sino que también puede ser una forma de acelerar tu aprendizaje: tus compañeros pueden ayudarte a conocer las habilidades básicas que necesita un ciclista y también te pueden decir qué rutinas son más útiles para tu situación. Gracias al poder de las redes sociales, encontrar un grupo en tu localidad puede ser más sencillo de lo que piensas, así que no dudes en buscarlos y aprovechar todas estas ventajas.

  1. Añade intervalos

Como se mencionó anteriormente, desarrollar condición física requiere de tiempo y esfuerzo. Por esta razón, es necesario que repitas el ejercicio del paso 1 de 2 a 4 meses, tiempo en el que estarás preparado para aumentar tus sesiones: realiza recorridos de 45 a 75 minutos durante 3 o 5 veces a la semana. Adicional a esto, unas cuantas veces por semana sal a rodar durante seis minutos con un desarrollo difícil (plato grande/medio con piñones pequeños) y, después, rueda por 4 minutos con un desarrollo de recuperación (plato medio/pequeño con piñones grandes). Estos diez minutos es un intervalo y es necesario que lo repitas 2 o 3 veces.

¿Qué pasa con el entrenamiento durante las vacaciones?

Cuando llegan las vacaciones, muchos bikers se enfrentan a la duda de decidir si seguirán con sus rutinas para no perder el ritmo, si las modifican para reducir la carga de trabajo o si se toman un descanso con el fin de desconectarse al cien por ciento del ciclismo.  Por supuesto, la respuesta a esta pregunta depende mucho del biker en cuestión: un ciclista profesional con mucha carga competitiva en el año seguramente no puede parar, pero sí puede aprovechar las vacaciones para bajar el ritmo y permitir que su cuerpo se recupere. En cambio, un ciclista amateur puede darse el lujo de descansar si así lo desea. Para aquellos que no deseen dejar su entrenamiento de lado, existen las siguientes recomendaciones.

  • Ve las vacaciones como un tiempo para recuperarte: la práctica continua de cualquier deporte puede causar algunas molestias musculares o cansancio físico. Debido a que muchas personas descansan de sus trabajos, las vacaciones se pueden ver como un excelente momento para entrenar más; sin embargo, piensa en el esfuerzo físico que has hecho durante todo el año no sólo en el ciclismo, sino también en todas tus actividades cotidianas. Para conseguir que tu cuerpo y tu mente se recuperen, realiza rutinas sencillas que te permitan mantener el ritmo, pero que tampoco te causen un gran desgaste. De igual manera, si padeces de una lesión, es un buen momento para que asistas a un especialista y te asigne el mejor tratamiento posible.
  • Más que planificar extensas y pesadas rutinas, planea cómo puedes divertirte también: aunque está bien que no pierdas el ritmo ni tu condición física durante las vacaciones, tampoco tienes que seguir los pesados entrenamientos que has realizado durante todo el año. La resistencia y el rendimiento no es algo que puedas perder en unas vacaciones tan cortas siempre y cuando hayas sido constante el resto del año. Si así fue, no tienes nada de que preocuparte: no te obsesiones por realizar rutinas estrictas, sal a pedalear para que no pierdas la costumbre, pero date el tiempo para disfrutar. Desde luego, no dudes en aprovechar los recorridos planeados por grupos de ciclistas o, simplemente, disfruta de los paisajes de tu localidad.
  • Prueba con otras actividades: es bien sabido que la mente y el cuerpo necesitan descansar de una actividad que se realiza constantemente. Sin duda, si eres amante del ciclismo, sentirás que no tienes necesidad de descansar de tu deporte y no tienes que hacerlo del todo, pero sí puedes aprovechar que tienes tiempo libre para realizar otras actividades que te relajen o, por qué no, que sean complementarias de tu entrenamiento físico.
  • Dale otro giro a tu pedaleada: si te encuentras en la encrucijada de no querer dejar de entrenar, pero tampoco te sientes de ánimo para realizar las rutinas que siempre haces, puedes optar por darle un sentido más lúdico al ciclismo. Una forma en que puedes hacer esto es organizar un viaje en bicicleta con otros compañeros. Aunque esta actividad no es propiamente un entrenamiento, te ayudará a mantenerte en contacto con tu bicicleta, a seguir entrenando tu resistencia y, por supuesto, a distraerte y divertirte. En caso de que decidas optar por un viaje, analiza todas las cuestiones logísticas como cuántos kilómetros quieres recorrer, cada cuánto tiempo te detendrás y si cuentas con el equipo necesario para efectuar esta actividad. Si fuiste constante en tu entrenamiento a lo largo del año, no debes tener problemas de condición, pero aún así, procura no forzarte ni preocuparte por el tiempo. Recuerda que en esta ocasión no estás buscando una marca, estás buscando divertirte.

Las vacaciones no sólo son una buena oportunidad para descansar y recargar energía, sino también para darle un giro nuevo a nuestras actividades cotidianas. El practicar un deporte no quiere decir que los interesados no puedan encontrar una forma de divertirse y de conservar su condición al mismo tiempo.